Un poquito más de mi

Cuando tenía 6 años, algunas de mis amigas querían ser astronautas, o veterinarias o bailarinas, yo siempre quise ser chocolatera. Mi mamá es la persona más chocolatera que conozco, entonces crecí comiendo chocolate y desde siempre quise tener una chocolatería.

Cuando descubrí el Chocolate Bean to Bar empecé a investigar el proceso y me encantó la idea de poder hacer mi propio chocolate desde el cacao. Me compré mi primer melanger y empecé a hacer pruebas con cacao de diferentes comunidades en Tabasco y Chiapas. Después de varios intentos fallidos, fui descubriendo los diferentes sabores que puede tener un chocolate dependiendo del tipo de cacao, la zona de cosecha y el proceso que le des.

Cada vez aprendo más y el cacao no me ha dejado de sorprender, es increíble la variedad de sabores, olores y colores que puedes encontrar en el cacao y después en el chocolate. ¡Estoy feliz de haber empezado este proyecto y poder compartir mi chocolate contigo!